NUEVO ATAQUE ANTISEMITA EN ALEMANIA

NUEVO ATAQUE ANTISEMITA EN ALEMANIA

Alemania, de nuevo golpeada por un ataque antisemita a las puertas de una sinagoga en Hamburgo
  • Un nuevo ataque antisemita a las puertas de una sinagoga en Hamburgo estremece al país de la canciller Angela Merkel. Este mes se cumple un año de la matanza frustrada en una sinagoga de Halle a cargo de un extremista de derechas.

Alemania lamenta un nuevo ataque contra su comunidad judía. A falta de unos días para que se cumpla un año del ataque frustrado contra una sinagoga en Halle (este alemán), un atentado que dejó dos muertos y por el que se espera condena para el extremista de derechas Stephan Baillet, el país de Angela Merkel mostraba conmoción este lunes por la agresión a un estudiante de 26 años que el domingo se encontraba en las inmediaciones de la Sinagoga Hohe Weide, en Hamburgo (norte).PUBLICIDAD

El joven judío fue atacado por un hombre vestido de militar con una pala plegable. Resultado de la agresión fue la hospitalización del chico con heridas importantes aunque cuya vida no corre peligro, según informan unos medios de comunicación germanos. El agresor, de 29 años, fue detenido y, aunque las autoridades investigan para esclarecer lo ocurrido, el suceso de la ciudad-estado del norte alemán ha causado conmoción en la clase política.

“Debido al significado de lo ocurrido y por una posible motivación extremista se ha hecho cargo de la investigación la Fiscalía General”, según informaba este lunes la Policía de Hamburgo. Por su parte, la agencia Deutsche Presse Agentur ha informado de que el agresor, que habría identificado a su víctima porque ésta portaba una kipá, llevaba en un bolsillo un papel con una esvástica.

El atacante, un ciudadano alemán de origen kazajo, fue reducido in situ por los agentes de policía que velaban por la seguridad del templo. Al ser la sinagoga un complejo de gran tamaño, los agentes presentes en el lugar sólo pudieron intervenir tras la agresión.PUBLICIDAD

“Hay que esperar para saber más sobre lo ocurrido, pero parece que la sinagoga no estaba protegida lo suficiente”, dice a NIUS Kira Ayyadi, responsable de la Fundación Amadeu Antonio, una organización dedicada, entre otras cosas, a la formación y la lucha contra la violencia de extrema derecha.

¿Cómo puede haber pasado otra vez?

“Todos estamos muy afectados. ¿Cómo puede pasar algo así otra vez después de lo de Halle?”, se preguntaba Shlomo Bistritzky, rabino responsable de la Comunidad Judía de Hamburgo en unas declaraciones recogidas por el Hamburger Morgenpost. Ésta cuenta con unos 3.000 miembros y es una de las más grandes del país. La víctima y un grupo de fieles se disponían el domingo a celebrar la fiesta del Sucot en la Sinagoga Hohe Weide.

INTERNACIONALGiro en el caso de Madeleine McCann: los registros de un móvil permiten localizar a un sospechoso alemán

Este lunes, la sensación que predominaba en Alemania es que ahora padecía Hamburgo un ataque similar al de Halle. Que la agresión se produjera a las puertas de un templo judío a manos de un todavía supuesto extremista de derechas vestido de militar son algunos motivos por los que el diario Bild alertaba en titulares de que lo ocurrido en la ciudad-estado del norte alemán no tenía otro nombre más que “¡Ataque antisemita!”.

Hamburgo, “profundamente avergonzada”

El alcalde de Hamburgo, el socialdemócrata Peter Tschentscher,reaccionaba consternado a la noticia del domingo deseando “mucha fuerza” y una “pronta recuperación” a la víctima. “Hamburgo está de forma decidida del lado de nuestros conciudadanos judíos”, decía Tschentscher. La vicealcaldesa de la ciudad, la ecologista Katharina Fegebank, por su parte, tuiteaba consternada: “Me avergüenzo profundamente de que un creyente judío hamburgués haya sido atacado en la Sinagoga Hohe Weide”.

En un país traumatizado por la experiencia del Holocausto como Alemania, un ataque como el de Hamburgo genera reacciones en las más altas instancias del país. Por ejemplo, el ministro de Asuntos Exteriores, el socialdemócrata Heiko Maas, condenaba a cuenta de la agresión del domingo el “antisemitismo asqueroso” que produce comportamientos violentos.

En sus redes sociales, Maas exclamaba: “¡No se trata de un hecho aislado, esto es antisemitismo asqueroso y todos tenemos que plantarle cara!”

La ministra de Justicia, la también socialdemócrata Christine Lambrecht, manifestaba este lunes en un comunicado su profundo rechazo a la agresión. “Otra vez hemos vivido una horrible agresión contra un ciudadano judío, en pleno Hamburgo. El odio contra los judíos es una vergüenza para nuestro país. Como Estado de Derecho, tenemos que hacer todo lo posible para proteger la vida de los judíos”, según Lambrecht.

Cinco ataques antisemitas diarios en Alemania

En la misma línea se ha pronunciado el secretario general de la Unión Cristiano Demócrata (CDU), el partido de la canciller Angela Merkel. La propia jefa del Gobierno germano recordaba el pasado mes de septiembre que “el racismo y el antisemitismo nunca desaparecieron” de Alemania. “Pero de un tiempo a esta parte se ha hecho más visible y desinhibido”, según Merkel.

Tanto es así que, sólo en 2019, se registraron 2.032 ataques contra ciudadanos judíos en Alemania, un número que incluye el atentado de Baillet en Halle. Así, el año pasado se registraron cinco ataques diarios contra judíos en suelo alemán.

Este problema alemán es producto de un proceso que dura ya varias décadas, según Hajo Funke, profesor de la Universidad Libre de Berlín y experto en la extrema derecha alemana. “Los datos sobre violencia antisemita en Alemania, que se deben al 90% a extremistas de derechas, son enormes. La lucha contra el antisemitismo y la violencia de extrema derecha ha sido durante años descuidada por la fuerzas de seguridad, la política y la opinión pública”, dice Funke a NIUS.

“En el último año, la situación ha cambiado, sobre todo después del ataque a la sinagoga de Halle, pero todavía hace falta tiempo para que tengan lugar las reformas policiales que hacen falta. Hace falta liderazgo policial y político porque hay un aumento de los crímenes antisemitas”, añade.

La Oficina Federal de Investigación Criminal de Alemania (BKA, por sus siglas alemanas) ha registrado en los últimos años un aumento de las agresiones antisemitas. En 2010, el número de este tipo de ataques registrado era de 1.239, la cifra más baja desde que las autoridades germanas toman nota de forma específica de este tipo de agresiones. A saber, desde 2001.

Kira Ayyadi, desde la Fundación Amadeu Antonio, reivindica que sean organizaciones independientes las que realicen los registros de estas agresiones. “De la mayoría de los casos no sabemos nada, porque los afectados no se atreven a hablar o a denunciar ante las autoridades públicas”, señala esta experta en violencia racista.

A falta de que se implante un sistema como el que ella propone, los ataques antisemitas sólo quedan registrados cuando la policía interviene, aunque sea ya tarde para evitar víctimas, como pudo ocurrir en Halle o ha vuelto a pasar en Hamburgo.

Deja una respuesta