EL CEMENTERIO JUDIO DE ZEMUN (SERBIA)

EL CEMENTERIO JUDIO DE ZEMUN (SERBIA)

CEMENTERIO DE ZEMUN

por Ricardo Angoso

 

El viejo cementerio judío de Zemun, dicen las fuentes locales, es uno de los más antiguos de Serbia y data del año 1739. El lugar fue un antiguo cementerio musulmán en sus orígenes, cuando el país estaba ocupado por los turcos, y muy cerca se encontraba una gran mezquita hoy desaparecida. El espacio compartía camposanto con las confesiones ortodoxa, católica y musulmana, revelando la multiculturalidad y plurireligiosidad de lo que fueron los Balcanes históricamente. Hoy el cementerio musulmán ha desaparecido, aunque quedan algunas lapidas de esa confesión, y casi, en su totalidad, ha quedado para el culto ortodoxo.

 

Hemos encontrado, en un blog de viajes, esta reseña que sintetiza, de una forma concisa y breve, la historia del lugar y sus características:»A principios del Siglo XVII, el lugar consistía de dos cementerios independientes en los que se realizaban entierros siguiendo las tradiciones de las tres religiones más importantes de la zona: la católica, la ortodoxa y la judía. Después de 1740, se decidió unificar estos sitios y construir el cementerio más grande de la localidad».

Y finaliza dicha nota descriptiva del cementerio:
»Si bien el cementerio fue unificado hace siglos, aún se continúan respetando los espacios para los fallecidos de cada una de las religiones; así es que encontramos en el costado oeste el sector ortodoxo, en el que se encuentran los restos de importantes soldados Serbios, refugiados rusos e incluso víctimas del holocausto.En el sector católico –por otro lado- se encuentran las tumbas de mercantes serbios, escritores y sacerdotes prominentes del país. Finalmente, en el sector judío se encuentra un monumento dedicado a las Víctimas del Fascismo, así como tumbas estilizadas cuyos elementos han ayudado a trazar los detalles de la historia de la ciudad a lo largo de los años». (Fuente citada y consultada: https://www.minube.com.co/rincon/cementerio-de-zemun-a36983919).

 

Como casi todos los cementerios de Europa del Este se detecta poca actividad y muy pocas tumbas desde el año 1945, sobre todo debido a la desaparición de la vida judía después del Holocausto y a la emigración de miles de judíos de la extinta Yugoslavia hacia Israel y Occidente. Los monumentos que nos encontramos en este camposanto tienen formas antiguas y otras más modernas, destacando las placas votivas y los candelabros judíos (menorá). Los apellidos que más abundan son, en general, de origen yidish, tales como Brandajs, Levi, Salamon, Koen, Goldštajn, Hiršl, Hajm, Šer y Veksler, por citar tan solo algunos en la larga lista.

 

Entre los notables enterrados en el lugar, hay que reseñar a Оtо Bihali-Merin, escritor y publicista, su hermano Pavle, enterrado en 1941, el industrial Маavro Binder, en 1927, Моses Albahari, en 1897, y el médico Isac Isarah, en 1912. Con respecto al monumento funerario reseñado antes con la inscripción «A las víctimas del fascismo, 1941-1945», y que se encuentra en un lugar destacado del cementerio, hay que reseñar que conmemora y rinde homenaje a los 540 miembros de la comunidad judía de Zemun que perdieron la vida en los campos de concentración de Јаsenovac y Stara Gradiška.

 

El lugar es muy bello y es considerado un monumento nacional en Serbia y goza de la protección cultural de las autoridades del país por su interés histórico y artístico. Como curiosidad, quiero destacar que en este lugar están enterrados los abuelos del que fuera el fundador del sionismo, el escritor y periodista Theodor Herzl, miembros de la antaño prominente comunidad judía de Zemun, centralizada y enclavada principalmente en la calle Dubrovacka de la ciudad. El lugar, de apenas media hectárea, cuenta con 600 lápidas y en los últimos años, como ha ocurrido en otras partes de Europa del Este, ha sufrido actos de vandalismo y «decorado» con grafitis antisemitas por neonazis locales, una práctica bien conocida y que, desgraciadamente, casi siempre queda impune.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario