CEMENTERIO JUDIO DE SOROCA

CEMENTERIO JUDIO DE SOROCA

EL BELLO Y CUIDADO CEMENTERIO DE SOROCA, EN MOLDAVIA
Nota elaborada por Ricardo Angoso

La primera referencia de un asentamiento en Soroca data de 1499, según la Enciclopedia Judía Yiyo dedicada a Europa Central y del Este, que detalla con profusión de datos la vida judía de varias comunidades de Moldavia. La ciudad albergaba una de las comunidades judías más antiguas de Besarabia y aparece mencionada por el predicador sueco Conrad Jacob Hildebrandt, en 1653. La primera mención de la existencia de algunas familias judías en Soroca data de 1657, aunque como comunidad organizada solamente tenemos noticias de la existencia a principios del siglo XVIII. Sin embargo, en el cementerio nos encontramos con lápidas judías mu antiguas que datan del siglo XVI y las primeras anotaciones en las libros locales de registro de la comunidad son de 1770. La sinagoga principal fue construida en 1775 y, en 1772, tenemos noticia de la existencia una docena de familias judías -de un total de 170 hogares- vivían en Soroca

En 1817, según hemos podido leer en una web local, había en la ciudad 157 familias y hay constancia en ese periodo de que el rabino de la comunidad era R. David Solomon Eibeschutz, que aparte de que sirvió como jefe religioso alentó el estudio de la Torá en la ciudad. Durante todo el siglo la comunidad judía de Soroca creció mucho, como en toda la región de Besarabia, aunque eso no fue óbice para que los judíos de la zona tuvieran una vida tranquila ya que se produjeron numerosas expulsiones y ataques antisemitas.

La ciudad de Soroca era conocida, entre 1861-1862, como uno de los cinco principales centros de actividad agrícola judía en Rusia. Soroki en ruso. o Soroca en rumano. y sus asentamientos agrícolas periféricos producían tabaco, uvas, vinos y otras frutas, compitiendo en su producción con otras ciudades cercanas, tales como Alexăndreni, Capreşti, Coloniţa, Dombroveni, Mărculeşti , Vertujeni y Zgurița. Un vivero y un viñedo cercanos a la ciudad sirvieron como campo de entrenamiento para los pioneros sionistas. los judíos de Soroca, a diferencia de otras partes de Besarabia, que eran comerciantes y artesanos, se dedicaban mayoritariamente a la agricultura, según fuentes de la comunidad de la época.

En 1864, un censo revelaba que había 4.135 judíos en Soroca y, en 1897, la población se dobló, habiendo constancia en otro censo que había 8.783 judíos en Soroca, lo que significaba que eran el 57,2% de la población total de la ciudad. En 1863, se abrió una escuela judía financiada por las autoridades y entre los maestros judíos destinados en Soroca se cuentan los escritores Noah Rosemblum y Kadish-Isaac Abramowich-Ginzburg, dos grandes educadores que, al parecer, pusieron los cimientos para el establecimiento de un nuevo de educación judía entre los hebreos de Soroca.

A partir de 1880, hay que reseñar que hubo un cierto deterioro en la situación económica y numerosos judíos migraron hacia los Estados Unidos, produciéndose una caída en la población de la ciudad. En 1900, se crea una Asociación de Colonización Judía que establece una gran de formación. El censo de 1930 revelaba una fuerte emigración de los judíos hacia otros lugares del planeta, principalmente Estados Unidos y Europa occidental, y la población hebrea está conformada por 5.462 judíos -el 36% de la población total de la ciudad. Antes de la Segunda Guerra Mundial había numerosas instituciones sociales, educativas y religiosas en Soroca, tales como escuelas primarias y secundarias, varias sinagogas en funcionamiento, un hogar para huérfanos e incluso un hospital.

En 1941, las tropas alemanas y rumanas irrumpen en Soroca y muy pronto es puesta en marcha la maquinaría del exterminio de los judíos, en la que colaboran activamente los militares rumanos que asisten a los nazis en su ofensiva contra la Unión Soviética. Entre los judíos propios de Soroca y otros que se encontraban refugiados huyendo de los nazis y los rumanos, se cree que unos 6.000 judíos fueron asesinados en la urbe, siendo la mayor parte de las matanzas y ejecuciones masivas en el año 1941; muy pocos judíos de la ciudad sobrevivieron al Holocausto. La vida judía de Soroca es descrita por Shelomo Hillels en la novela Har Ha-Keramin y hay una canción muy conocida sobre la ciudad escrita por el poeta local Arkady Gendler titulada “Mayn shtetele Soroke” -Mi amada Soroca-. Después de la Segunda Guerra Mundial, un censo soviético señalaba que el número total de judíos en la ciudad era de apenas 1.426, una cifra que fue decayendo a raiz de las migraciones hacia Israel, principalmente, y Europa occidental.

Otro censo de la época soviética, concretamente de 1960, señalaba que la población judía rondaba en torno a los 1.000 integrantes y, sin embargo, tras la caída del comunismo y la independencia de Moldavia tan sólo aparecían en el censo de la ciudad unos dos centenares de judíos. Reseñar que durante la vida soviética la vida judía se fue apagando paulatinamente debido a la represión de la misma por parte de las autoridades comunistas, a la marcha de miles de judíos de Besarabia hacia Israel y otras partes del mundo y a los impedimentos por parte del gobierno al libre desenvolvimiento de la vida religiosa de todas las confesiones en la extinta Unión Soviética. En censos más recientes, concretamente el del 2002, el número de judíos ya era insignificante (107) y se trataba de comunidad muy envejecida, escasamente organizada y mu poco activa, aunque la denominada Gran Sinagoga de la ciudad estaba activa y funcionando. A finales del año 2013 se calculaba que población judía era menos de un centenar de personas de avanzada edad.

NOTICIA DEL CEMENTERIO JUDÍO DE SOROKI O SOROCA
El cementerio judío Soroki existente se estableció a mediados del siglo XIX.. A fines del año 2013, la población judía en Soroki no supera las 100 personas. El cementerio de Soroki se divide en dos áreas separadas: una se considera como el cementerio antiguo y cuyas lápidas están grabadas en yiddish y muchas sin apellidos y otra parte que constituye lo que se denomina como el nuevo cementerio, con lapidas datadas a partir de 1880 y que tienen inscripciones escritas principalmente en ruso.

Hay que reseñar que el líder de la Sociedad Soroki de Cultura Judía, Zakhar Dorokhovskiy, de 1996 a 2008, dedicó gran parte de su tiempo a organizar y cuidar el cementerio judío. Hay un sitio oficial alimentado por la comunidad judía (www.soroki.com), que publicó muchas fotos de maestros judíos, médicos y otras personas destacadas de la ciudad acera del patrimonio judío. El sitio tiene una carpeta especial dedicada a la memoria del pueblo judío de Soroki con imágenes del cementerio judío. El sitio web de Soroki donó la base de datos de una nueva parte del cementerio judío con unos 1300 nombres al sitio JOWBR en www.jewishgen.org.

Entre 2000-2012, los empresarios Brock Bierman (EE. UU.) Comenzaron un proyecto autofinanciado para registrar todos los grabados de las lápidas del antiguo cementerio lateral, creando un mapa de las tumbas de todo el cementerio judío y fotografiando todas las lápidas de las partes antiguas y nuevas del país. cementerio. Nuestro grupo pronto organizará las fotos con los registros asociados y las cargará a JOWBR. Los fondos que la sociedad de cultura judía Soroki obtiene ahora de organizaciones judías de la capital de Moldavia (Kishinev) y organizaciones judías internacionales son muy limitados. Es una tradición que los judíos que vienen a visitar el cementerio desde el extranjero, se detengan en el templo judío Soroki y dejen donaciones. La Sociedad Soroki de Cultura Judía (SSJC) se encarga del cementerio.

Deja una respuesta